Cable electroluminiscente (EL)

Los cables  electroluminiscentes (EL) son tubos o paneles de plástico flexible que en el interior disponen de un componente que se ilumina cuando se aplica corriente. La electroluminiscencia tiene muchas aplicaciones como por ejemplo la moda (disfraces, vestuario, etc.), la decoración, la señalización, etc. El hilo es flexible, por lo que se puede aplicar a diferentes contornos, formas, etc.

La estructura del  cable  electroluminiscentes (EL) consiste en un núcleo conductor de cobre que funciona como electrodo y éste está cubierto con un material fósforo que a su vez está cubierta por un forro de plástico transparente. Unos cables muy pequeños se encuentran alrededor del forro de plástico transparente en espiral, con espacios entre sí; éstos cables funcionan como un segundo electrodo. Finalmente ese forro de plástico transparente está cubierto por un forro de color de PVC.

 

 

Cuando se aplica una diferencia de potencial, la capa fósforo emite luz entre los espacios de los cables al crearse un campo eléctrico. Una de las ventajas de estos cables es que requieren un voltaje pequeño para poder funcionar; algunos funcionan a partir de 1.5 V hasta 18 V.

 

 

El inversor que se usa en un cable EL sirve para proporcionar la frecuencia necesaria al cable para que éste brille. Dependiendo de la frecuencia, mientras más alta sea, mayor brillo proporcionará el cable y su vida útil se reducirá; en cambio, si la frecuencia es menor, el brillo será menor pero la vida útil del cable será más larga. Por supuesto, deberá escogerse el inversor dependiendo de la longitud del cable y de la frecuencia que quiera emplearse.