Motores

Actualmente, cualquier objeto electrónico tiene alguna pieza en movimiento. Por ejemplo: coches de juguete, cepillos de dientes eléctricos, impresoras, etc.; todos, contienen motores. Los hay de muchos tipos, pero principalmente encontrarás tres tipos de motores:

 

Motores DC (corriente continua):

 

Si necesitas que algo gire pero sin precisión, este es tu motor. Para encontrar un motor DC en la vida real, busca el ventilador que se encuentra dentro de tu ordenador. También puedes encontrar uno muy pequeño en tu teléfono móvil. El motor DC es el que hace que tu teléfono vibre, haciendo girar un bloque de metal cuyo peso está distribuido de manera no uniforme.

Un motor DC puede funcionar libremente en ambas direcciones, es muy fácil controlar su velocidad pero no su posición. Tampoco es sencillo hacerlo parar de forma precisa.

Motores paso a paso:

Los motores paso a paso se pueden encontrar en cualquier objeto electrónico donde prima la precisión, como escáneres e impresoras. Un motor paso a paso puede, a diferencia del motor DC, ser muy preciso tanto en posición como en velocidad.

La rotación completa de los motores paso a paso se divide en pasos equitativos y puedes controlar la parada del motor en cada uno de estos pasos. Los pasos se miden en grados, normalmente 1.8, 3.6 o 7.2. Cuanto más pequeños sean los pasos, más preciso será. Esto hace que sea muy útil cuando se necesita un posicionamiento repetido. Sin embargo, el motor paso a paso nunca será muy rápido. Un motor paso a paso tiene 4 o más cables. Por lo general, necesitas más de 5 voltios para alimentar un motor paso a paso.

 

Servomotores:

 

El servo continuo tiene el mismo aspecto que un servo estándar, pero es capaz de girar continuamente como un motor normal. No puedes controlar qué ángulo está señalando pero puedes especificar la rapidez con la que quieres que gire y en qué dirección debe girar.

Los servomotores son ampliamente utilizados en robótica y en radio-control.  El servo estándar es un tipo de motor que tiene un ángulo limitado de rotación (generalmente 180º) y que puedes controlar exactamente en qué ángulo se para.

Tienen tres cables: uno para la energía, uno para tierra y otro para controlarlos. Hay dos tipos de servomotores: rotación estándar y rotación continua. El estándar puede girar 180 grados y puede ser controlado como el motor paso a paso a una posición precisa. La rotación continua puede, al igual que el motor DC, rotar en ambas direcciones, no tan rápido; pero puedes controlar tanto la velocidad como la dirección sin tener que utilizar transistores.

 

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *