Diario de Navarra Educación STEAM en el aula

Link a la entrevista completa realizada por Diana Gónzalez

Tu trabajo es uno de esos que no existían cuando estudiabas. ¿cómo lo definirías? 

Mi trabajo lo definiría como el de una persona creativa que investiga usos innovadores de la tecnología aplicada al arte, el diseño y la educación. Para ello, utilizo tecnologías digitales DIY y experimento con hilos o telas conductores de electricidad o materiales inteligentes con el propósito de incorporar interactividad en todo tipo de superficies.

Por ejemplo, investigo cual sería la forma más adecuada de incluir un ordenador en un vestido para que al producirse un cambio de temperatura se genere un sonido. Asimismo, documento técnicas sobre cómo fabricar sensores textiles DIY o diseño actividades educativas en las que se fomenta la expresión plástica y visual para acercar a los estudiantes a la programación y la electrónica.

Aunque este trabajo suena muy novedoso, al ritmo que avanzan las tecnologías estoy convencida de que en breve no lo será tanto. En especial, gracias a la reciente democratización del IoT (Internet de las cosas) y al auge del uso de tecnologías abiertas y creativas en el ámbito educativo.

.

.

Me encanta el título de tu tesis «La tecnología como material creativo». El proceso es cambiante y largo, pero  ¿cómo diste con este tema?

El título de mi tesis es el resultado de mi paso por la Parsons Parsons School of Design  en Nueva York. Cuando llegue a esta Universidad en el año 2010 para realizar la especialidad de diseño de interacción, en mi práctica como artista y diseñadora ya llevaba un tiempo haciendo uso de la tecnología como herramienta creativa.

No obstante, en esta escuela, como parte de mis estudios  comienzo a investigar en el área de los e-textiles y los wearables y me acerco al trabajo de teóricas como Anna Vallgårda o Joanna Berzowska que  ya se referían en sus estudios a la tecnología como un material. Esto unido a mi paso por el High-Low Tech en el MIT Massachusetts Institute of Technology para asistir a varios talleres y la lectura de textos como Microcontrollers as Material  escrito por el co-creador de arduino David Mellis, me llevaron a querer investigar y contribuir a definir un nuevo entendimiento de la tecnología como material.

La palabra “creativo” con la que completo el titulo de mi tesis es el resultado de mi experiencia y vinculación al movimiento maker y la educación en STEAM.

¿Qué influencia tiene en ti la tecnología? ¿Ha sido así desde pequeña? 

Desde muy pequeña siempre me ha interesado la tecnología. En parte, ha sido gracias a mi padre, que con su argumento de que la tecnología es el futuro ha conseguido que haya estado muy atenta a sus avances. Tanto es así, que de niña recuerdo tener como principales actividades extraescolares pintura y lenguaje de Programación MS-DOS.

La corriente DIY puede favorecer que cualquier persona se acerque a la tecnología ¿crees que permite que más mujeres y niñas puedan acercarse más a la tecnología gracias a esta metodología?

Si, y esta afirmación la defiendo, por un lado, apoyándome en los estudios de teóricas como Kylie Peppler, Yasmin Kafai o Leah Buechley que ya llevarían años investigando cómo la incorporación en la educación de herramientas y proyectos basados el área de la electrónica vestible DIY es favorable para reducir la brecha de género entre las profesiones STEM.

Particularmente, Buechley creadora de la placa de bajo coste LilyPad, en su texto LilyPad in the Wild: How Hardware’s Long Tail Is Supporting New Engineering and Design Communities argumenta cómo este toolkit DIY inspirado por las teorías del construccionismo de Seymour Papert, ofrece grandes oportunidades a nuevas audiencias que a priori, no estarían interesadas a acercarse a la tecnología.

Investigaciones de Leah Buechley

Por otro lado, esta afirmación la realizo basándome en mi experiencia personal. Desde el año 2010 diseño Kits DIY  e imparto talleres de iniciación a los e-textiles, wearables y paper circuits. Todos estos talleres, cuya documentación se puede consultar online en la website creativesoftcircuits. me han permitido comprobar cómo la corriente DIY y los nuevos procesos de enseñanza y aprendizaje a la programación que incluyen la realización de técnicas manuales y artísticas, como la pintura o la costura, son favorables para que todo tipo de audiencias se acerquen a la tecnología.

He leído en otros artículos tuyos y sobre ti que en las escuelas se deberían crear espacios maker ¿cómo los visualizas?

Los espacios maker, son espacios que permiten a los alumnos aprender y  desarrollar nuevas habilidades muy necesarias para acceder a los nuevos puestos profesionales del futuro. De un tiempo a esta parte, alrededor del mundo cada vez mas escuelas se están organizando para incorporar estos espacios.

Ahora bien, si tuviera que ponerte un  ejemplo de un espacio maker que me gusta destacaría el FabLab que tiene colegio Marymount en Londres. Hace unas semanas estuve allí impartiendo un taller de e-textiles y me gusto mucho ver como se coordinan los profesores de todas las asignaturas para dar soporte a los estudiantes en el desarrollo de proyectos multidisciplinarios. Asimismo, como para  fomentar en el trabajo que los alumnos desarrollan en este espacio se promueve la creatividad, la curiosisdad, la resolución de problemas y el pensamiento sistémico y computacional.

¿Crees que la tecnología es contenido de aprendizaje o que se puede unir a una metodología para aprender cualquier concepto? ¿Ambas?

Bajo mi experiencia, considero que ambas. Cuando diseño Kits DIY me doy cuenta de las grandes posibilidades que me ofrece el área de los e-textiles para desarrollar contenido educativo tecnológico, aunque no necesariamente.

Por ejemplo, puedo diseñar una actividad que me permite iniciar de manera creativa a todos los públicos a la electrónica y la programación. Asimismo, esta misma actividad, la puedo adaptar para explicar teoría del color y composición, concretar conceptos científicos o hablar de ropa inteligente, el desarrollo de IoT y su importancia para las sociedades modernas.

El lenguaje construye la realidad y mientras que en Europa se tiende a hablar de STEAM, mucho se centra todavía en STEM ¿dónde ves que radica la diferencia? ¿con qué deberíamos quedarnos?

Honestamente, no concibo una enseñanza interdisciplinaria de calidad que no incluya las disciplinas artísticas. Esto te lo podría argumentar primero, apoyandome en las teorías de Sir. Ken Robinson. También, en mis propia experiencia profesional. Mientras trabajaba en Nueva York diseñando curriculm educativo STEM y STEAM para estudiantes del grado K12 el equipo nos dimos cuenta de lo importante que es potencia el pensamiento flexible y la creatividad en los estudiantes para fomentar el aprendizaje y su capacidad de innovación. En el capítulo II de mi tesis doctoral trato este tema de manera más extensa.

E-textiles, tinta conductiva, filamento conductor para impresión 3D… ¿hacia dónde crees que va el mundo de los materiales conductores?

Su evolución nos ayudará en los próximos años a diseñar un entorno más sostenible tanto a nivel económico como medioambiental.

Con una frase anima a las mamás, a los papás, al profesorado que nos lee a llevar la tecnología a sus aulas desde un punto de vista creativo.

La tecnología es un medio, la creatividad nos invita a  experimentar, inventar, cometer errores e innovar.

You may also like

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *