Como venimos explicando, tras el cambio de milenio, nos toparemos con una apertura en las investigaciones del campo de los e-textiles. Así pues, esta apertura se verá acelerada especialmente a partir del año 2007 cuando la visionaria Leah Buechley lanza al mercado la placa de código abierto LilyPad Arduino. El objetivo de Buechley creando este microcontrolador será democratizar el campo de la computación ubicua. En opinión de esta pionera, la computación es una herramienta de empoderamiento, y considera que es un tema de vital importancia que todos los usuarios tengan control sobre la tecnología.

Screen Shot 2017-12-10 at 22.10.48

Esta placa de bajo coste, que estará inspirada por las teorías del construccionismo de Seymour Papert, formará parte de un toolkit mucho más completo que consistirá en un set de módulos que permite construir a los usuarios proyectos interactivos cosiendo microcontroladores, sensores o actuadores a través de materiales como el hilo conductor. Como argumentaremos, a partir de su lanzamiento la existencia de este microcontrolador favorecerá tanto el desarrollo como el avance de las investigaciones del ámbito de los e-textiles (*) .

Básicamente esta placa, que fue diseñada primeramente con el objetivo de explicar a jóvenes audiencias, especialmente mujeres, cómo construir textiles electrónicos, tendrá también una gran acogida por parte de la comunidad de artistas y diseñadores. Como veremos en próximos capítulos, en poco tiempo se convertirá en una importante herramienta artística y educativa. Especialmente, porque permitirá a todo tipo de usuarios crear proyectos de electrónica vestible DIY y realizar distintas investigaciones vinculadas al ámbito de los e-textiles. En todo caso, esta situación, favorecerá la exploración e investigación de nuevas técnicas que permitan la integración de la electrónica en todo tipo de materiales flexibles como por ejemplo el papel. Como consecuencia, se comenzará a utilizar el término soft circuits asociado al campo de estudio de los e-textiles.

En poco tiempo, esta situación provocará que materiales básicos necesarios para integrar la electrónica en textiles que ya existían desde hace más de 1000 años, comiencen a tener más uso y demanda. En efecto, cada vez será más común encontrar materiales inteligentes que reaccionan a la corriente eléctrica, o incluso con memoria. Además, empezarán a proliferar en el mercado novedosos materiales conductores de electricidad, y nuevos diseños de plataformas y herramientas abiertas de bajo costo específicas para trabajar en entornos educativos y aptas para el ámbito de los e-textiles, como por ejemplo la placa Flora de la empresa Adafruit .

Tras la democratización de todas estas herramientas y la aparición de  estos nuevos materiales, comenzarán a multiplicarse en la red innumerables recursos, documentación y proyectos relacionados con los e-textiles.  Esta situación se verá favorecida por un contexto cultural en el que, la intersección entre la producción digital y física, se propone gracias a la emergencia de la Web 2.0 y el movimiento maker.  Así bien, el impulso más importante de esta tendencia de compartir este conocimiento en la red, será llevado a cabo por el grupo  de investigación  High-Low Tech del Massachusetts Institute of Technology. Este grupo dirigido por Leah Buechley estará en activo entre el año 2009 y el año 2013, realizando numerosas investigaciones y proyectos en el ámbito de los e-textiles , que se publicarán en la red bajo licencias abiertas. Según su descripción de la web:

High-Low Tech, un grupo de investigación en el Media Lab del MIT, integra materiales, procesos y culturas de alta y baja tecnología. Nuestro principal propósito es involucrar diversos tipos de públicos en el diseño y construcción de sus propias tecnologías situando la computación en nuevos contextos culturales y materiales, y mediante el desarrollo de herramientas que democraticen la ingeniería. Creemos que el futuro de la tecnología estará enormemente determinada por los usuarios finales que diseñarán, construirán y hackearán/modificarán sus propios artefactos, y nuestro objetivo es inspirar, dar forma, soporte y estudio a esas comunidades. Con tal fin, exploramos la intersección de la computación, materiales físicos, procesos de manufacturación, artesanías y manualidades tradicionales y diseño.

Es necesario advertir, que durante el periodo de actividad de este grupo, todos sus alumnos han sido grandes pioneros en diseñar herramientas de código abierto o metodologías DIY que permiten bajar las barreras tecnológicas y acercar la computación a todos los públicos. De los estudiantes que formaron parte de este grupo, destacamos el trabajo de Jie Qi, cuyos estudios se centraron especialmente en determinar nuevas formas expresivas y creativas en la integración de los circuitos en papel. Esta pionera utilizará nuevos materiales tecnológicos como el adhesivo de cobre, telas, hilos y pinturas conductoras de electricidad, que integrará especialmente en papel, para explorar y crear circuitos expresivos.

Screen Shot 2017-12-10 at 22.10.57

También destacamos las guías de facilitación a la electrónica diseñadas para niños y niñas de Emily Marie Lovell. En estas guías, que están disponibles para ser descargadas en Internet, se explica paso a paso cómo integrar circuitos en textiles. Asimismo, el TinyProgrammer de código abierto diseñado por David Mellis y las investigaciones de Hannah Perner-Wilson sobre la creación de diferentes técnicas y metodologías para la creación de sensores textiles. Esta última, como parte de estos estudios, también desarrollará una serie de tutoriales donde explorará diferentes procesos y prácticas DIY para la integración  de la artesanía y la electrónica.

En todo caso, estas investigaciones se complementarán alrededor del mundo por otras personas, que con inquietudes creativas, igualmente comenzarán a investigar y contribuir  al desarrollo del campo de conocimiento de los e-textiles generando gran cantidad de prácticas y contenidos para la educación no formal en este campo. Dentro de este marco, nos toparemos, metafóricamente hablando, ante una liberación en la construcción de los circuitos. De hecho, con el auge del movimiento maker, observaremos cómo se comenzarán a documentar cada vez con más frecuencia proyectos vinculados a este campo a través de videotutoriales, blogs, webs, redes sociales o en plataformas especializadas, como por ejemplo la plataforma Instructables. Como citaremos en el próximo capítulo, será habitual que, muchas de estas personas entre las que nos encontraremos  artistas, impartan talleres o diseñen sus propias actividades educativas DIY. Para Moriwaki, en general, algunas de estas personas, no tendrán un entendimiento claro sobre la historia de los e-textiles. En sus palabras:

Muchas de las técnicas desarrolladas para integrar estos materiales dentro de la ropa ya han sido publicados en profundidad en textos, pero la clave del proceso de creación DIY permite un mayor grado de apertura y transparencia a la hora de crear, así como un énfasis en la idea de poder trabajar a partir de módulos reutilizables reproducibles y modificables ya construidos por otros.

En relación con este último aspecto, en poco tiempo comenzarán a surgir con fuerza otra vez nuevos términos vinculados al ámbito de los e-textiles, como por ejemplo Soft Circuits,  Soft Circuitry, E-textile Craft , Electro-textiles o Textiles Interactivos, entre otros. Todos estos términos, siempre harán referencia a una nueva forma de construir circuitos electrónicos donde se utilizan materiales blandos, como pinturas o hilos. De forma especial, destacamos la labor de mujeres pioneras como Margatita Benitez, Julie Boyd, Lynne Bruning, Becky Stern, Kate Hartman, Lara Grant, Meg Grant, Angela SheehanLiza Stark, Rain Ashford, Constanza Piña Pardo, Becca Rose, Emilie Giles la española Cristina Batista o la autora de este estudio, entre otras muchas personas, que han participado y participarán activamente de las comunidades DIY, diseñando en Internet tutoriales o documentando y desvelando como han realizado sus proyectos. También, destacamos a la investigadora Catarina Mota y su plataforma de investigación abierta de materiales libres, OpenMaterials que nace del modelo de investigación libre Per-to-Per. Igualmente, el trabajo de las pioneras Mika Satomi y Hannah Perner-Wilson. Especialmente, impulsando proyectos tan importantes como, E-Textile Swatch Exchange que tiene como objetivo compartir ejemplos y el conocimiento de otros creadores que trabajan en el campo de los vestibles y de los e-textiles. Además, la website How To Get What You Want. Este proyecto que comienza en el año 2009, busca documentar y dividir por categorías todo tipo de nuevos materiales, medios, técnicas y herramientas con descripciones de precios y dónde conseguirlos.

Screen Shot 2017-12-10 at 22.11.04

Como explicaremos en el próximo capítulo, toda esta documentación e información se convertirá en pocos años en una pieza clave para que los educadores puedan construir experiencias educativas transversales. Básicamente, por la transparencia y apertura que ofrecen estas prácticas , también se comenzarán a señalar como importantes para formar y enseñar a toda una generación de creadores, y no sólo de consumidores.  En opinión de los teóricos De Hod Lipson y Melba Kurman, esto será posible porque los consumidores de hoy en día esperan ser capaces de hacer ellos mismos sus propios artículos y productos digitales.

Teniendo en cuenta todas estas consideraciones, propuestas como las del teórico y  profesor Matt Ratto, que defiende métodos y prácticas de diseño abierto y el “critical making” , tomarán en cuenta el ámbito de los e-textiles. Por su parte, teóricas en la investigación de los e-textiles aplicados a la educación como  Kafai y Pepper, comenzarán a señalar en sus investigaciones este campo de estudios como una herramienta eficaz para la construcción de un pensamiento crítico. Ambas expertas, en su texto Transparency Reconsidered: Creative, Critical and Connected making with e-textiles explicarán cómo  las prácticas vinculadas a los e-textiles aplicadas a la educación no son sólo útiles para atraer a todo tipo de públicos a la informática y la electrónica, sino que también ofrecen transparencia para aproximarse al “critical design”. Asimismo, favorecen el desarrollo y diseño de nuevos contenidos que impulsen ámbito de las disciplinas STEM. Una situación que explicaremos con mayor detenimiento a continuación.

(*) En el mismo periodo que se crea la placa Lylipad Arduino, también existirán otras plataformas enfocas a la creación de e-textiles. No obstante, están no serán de código abierto como por ejemplo i*CATch, Fabrickit o Aniomagic kit.