Como venimos argumentando, en los últimos años y de manera gradual, han ido apareciendo nuevos enfoques para alfabetizar de una forma interdisciplinaria a través de Internet. Hoy más que nunca existe un mayor acceso al aprendizaje formal y no formal a través de la red. En relación a esta situación, el economista americano Jeremy Rifkin señala cómo nos encontramos en un momento de transición que dará paso a formas de producción distribuida de alimentos, objetos y energía, lo cual será la clave del desarrollo de un nuevo modelo de vida en el planeta, dependiente de Internet. Por su parte, Hubbell indica que todo ello se refiere a una nueva ola de creación que ha supuesto una subcultura desde hace unas décadas y que ha propiciado una nueva propuesta o estilo de vida.

Bajo este marco y según nuestro entendimiento, el modelo informativo de las redes sociales, que anima a compartir datos y estimula acciones colaborativas, estaría cogiendo fuerza. Como ya citamos, tras el auge de la cultura maker y con el incremento de entornos de aprendizaje enfocados a la colaboración abierta y a las tecnologías de autoproducción, asistiremos especialmente a una explosión de plataformas para el aprendizaje en Internet. Plataformas gratuitas o de pago como Instructables, Opendesk o Makezine que bajo el enfoque DIY permitirán que cualquier persona pueda documentar y publicar sus proyectos o productos en la red. Tal y como afirma Lukens, las tecnologías colaborativas dentro de la red han hecho de esta herramienta, un nuevo medio para crear nuevos espacios para compartir información y para la creación.

Screen Shot 2017-12-05 at 00.41.44

Así pues, si visitamos plataformas como Instructables, encontraremos millones de tutoriales que nos explican paso a paso desde cómo diseñar un centro de flores a cómo fabricar un robot despertador o hacer un plato de pasta con tomate. De hecho, si buscamos específicamente en la categoría de e-textiles, nos toparemos con los tutoriales diseñados por la autora de esta investigación. Así por ejemplo, con un tutorial que detalla el procedimiento artístico de cómo realizar un collage en papel o un bordado en punto de cruz  incorporando electrónica, entre otros. Sin duda, una nueva modalidad de generar recursos educativos fuera del entorno académico, que a nuestro entender, se habría visto favorecida por el actual interés de querer incluir la actividad artística como parte de las prácticas tecnológica y científica. En este sentido, nos tropezaremos con una nueva cultura de la remezcla o el remixing que bajo nuestro entendimiento, estaría permitiendo desplegar al máximo el potencial intelectual y creativo del usuario de Internet. En opinión de Stevens:

Una de las características más importantes de la cultura DIY es que surge como un movimiento que no busca la validación profesional dentro de una tradicional metodología artística e ingeniera, sino que la actividad de esta práctica busca compartir socialmente resultados y procesos creativos.

Particularmente, estas plataformas tecnológicas permitirán a cualquier persona con acceso a Internet descargarse una serie de instrucciones. Al estar mayoritariamente el contenido protegido bajo licencias libres se ofrece la opción de crear, modificar o adaptar los proyectos que se quiera, para luego crear otros contenidos nuevos y compartirlos. Según Jenkins:

Comprender cómo circula la información es tan importante como saber expresar  las ideas a través de palabras, sonidos o  imágenes. La creación es iterativa: volveremos a dar forma a lo que creamos respondiendo al feedback crítico de los demás, a través de procesos de innovación y refinamiento. Alrededor de los principios de la inteligencia colectiva han surgido nuevas formas de autoría, que no es sólo individual.

Una situación que, como ya hemos mencionado, estaría facilitando el desarrollo de nuevas ideas y conocimiento a través de la participación colectiva de expertos y amateurs. En este sentido, un nuevo contexto en donde la creatividad ya no sólo estaría entendida como un patrimonio exclusivo del artista. Un nuevo paradigma que, como venimos señalando, defenderemos como una pieza clara para que se produzca un acercamiento entre las artes visuales y el ámbito de estudios de los e-textiles.