Ya hace un tiempo que la interdisciplinariedad entendida como el espacio de diálogo entre arte, ciencia y tecnología ha sido teorizada por diferentes teóricos. Cronológicamente, el  primero fue el científico Charles Pierce Snow. Este teórico en 1959 planteó la separación existente entre la cultura del saber, la científico-técnica y la artístico-humanística, denominándola como “las dos culturas”. Más recientemente, la artista de los media Victoria Vesna en su artículo Towards a Third Culture. Being in Between, también habría señalado la importancia de situarse un lugar intermedio entre ciencia y humanidades como plataforma de conocimiento. Así pues, bajo nuestro entendimiento, todas estas teorías ya habrían anticipado el notable interés que en la actualidad tienen los estudios que se centran en la intersección entre estas disciplinas.

Tal y como venimos explicando, bajo la influencia de procesos democráticos que han surgido en el marco de la cultura digital, actualmente nos encontramos en un momento histórico en el que las nuevas tecnologías de la creación abren múltiples vías para innovar, enseñar y crear. Herramientas como las impresoras 3D, la electrónica DIY o materiales como hilos o pinturas conductoras de electricidad, ya estarían al alcance de todo tipo de públicos, ofreciendo múltiples oportunidades de diálogo e investigación entre el arte, la ciencia y la tecnología. Así, por ejemplo, proyectos como el tour Circolab  nos muestran en el año 2015 cómo en la intersección entre disciplinas es posible desarrollar nuevas formas de enseñanza y aprendizaje en la sociedad digital (*).

Screen Shot 2017-12-05 at 00.19.55

Este laboratorio de experimentación educativo-tecnológico impulsado por la empresa BQ, tuvo como objetivo despertar la creatividad y la curiosidad tecnológica de personas de distintas poblaciones españolas. Para ello, durante tres meses un equipo de cinco personas ofreció talleres y seminarios gratuitos sobre impresión 3D, corte láser, robótica o e-textiles. De hecho, la autora de este estudio habría formado parte del equipo facilitando durante el tour la metodología educativa, el diseño de las actividades y aplicando sus conocimientos sobre el campo de los e-textiles. Una situación, que le habría permitido observar como la democratización de las nuevas tecnologías estaría abriendo múltiples vías para enseñar y aprender al alcance de todo tipo de públicos. Igualmente, percibir el escaso conocimiento que aún existe en nuestro país sobre el campo de los e-textiles.

No obstante, como ya hemos explicado, el campo de los e-textiles no será ninguna novedad. De acuerdo con nuestra experiencia, gracias a la relevancia que han tenido los estudios realizados en los años 80 y los años 90 en el ámbito del diseño de interacción aplicado a lo vestible o a las nuevas formas de consumo cultural cómo la Web 2.0, hoy podemos construir circuitos de un modo diferente al tradicional. Una situación, que defenderemos en este estudio como favorable para que se haya producido un acercamiento entre el área multidisciplinar de los e-textiles y el arte.

Para defender esta afirmación, citaremos la exposición Curiosities of Paper Electronics que, en el año 2016 organiza Jie Qi en colaboración con el Responsive Environments Group del MIT Media Lab. En todos los trabajos que se muestran en esta exposición, se unen la electrónica y las Bellas Artes. Para la realización de estos trabajos, los participantes utilizarán como herramienta artística el kit educativo DIY Chibitronics diseñado por la propia Qi.  El objetivo de utilizar esta herramienta era animar a los artistas a que explorasen nuevas estéticas en donde los circuitos se proponen como medio expresivo. De hecho, muchos de los participantes documentaron también el proceso creativo en Internet, contribuyendo de esta manera a compartir su conocimiento y experiencia utilizando esta herramienta. En todo caso, esta exposición mostrará sólo algunos ejemplos de las posibilidades expresivas, visuales y estéticas que nos ofrece en estos momentos vincular ambas disciplinas.

Bajo este marco,  la autora de este estudio llevaría ya un tiempo explorando qué grado de importancia tienen las disciplinas del arte y el diseño para el aprendizaje tecnológico y científico. En base a su experiencia e inspirada por muchos de los  teóricos que hemos citado en este texto,  a través del diseño de actividades, tutoriales DIY y talleres, vendría defendiendo la hipótesis de la aparición de nuevas posibilidades y formas de trabajar en la educación artística vinculadas al ámbito de los e-textiles. Fundamentalmente, en un intento por explorar los límites del paradigma tradicional de la educación artística y con el objetivo de encontrar nuevas metodologías educativas que no sólo ayuden a desarrollar el aprendizaje tecnológico, sino que fomenten también la  formación plástica, éstetica y visual.

De forma especial, como parte de esta investigación, destacamos su participación en la Word Maker Faire del año 2013 en donde habría formado parte del panel Make: Education. Bajo el título Teaching Color Theory and Painting Techniques through Circuitry, en esta feria, la autora habría mostrado un kit educativo DIY con el que defiende la hipótesis de la aparición de nuevas oportunidades para iniciarse a la electronica básica a partir de un acercamiento a los conceptos básicos de la teoría del color. También, citaremos la serie de talleres Wassily in Workshopland que la autora diseñó mientras realizaba una residencia como parte del programa Artistasmac del Museo de Arte Contemporáneo de A Coruña. En estos talleres, se utilizaron materiales inteligentes y electrónica DIY para que los participantes pudieran explorar distintos procedimientos pictóricos e implementar interactividad y animación en sus pinturas. Con el objetivo de acercarse a la tecnología desde el arte, durante el taller los asistentes tomaron como referencia las pinturas del artista Wassily Kandinsky y realizaron una serie de ejercicios de composición de formas, color y texturas utilizando materiales inteligentes y tecnológicos junto a otros materiales artísticos tradicionales. En esta línea, igualmente mencionaremos la publicación D.I.Y. Interactive Painting Techniques + Electronics presentada en el marco del congreso Tangible and Embedded Interaction Conference TEI13 en Barcelona. En este texto, la autora defiende la hipótesis de cómo actualmente un público no especializado puede aprender conceptos básicos de electrónica acercándose a práctica y técnicas artísticas propias de las artes visuales. Más recientemente, en el año 2016 destacamos, la colaboración con el MFA Design and Technology y el Illustration Department de la Parsons The New School for Design  para realizar el taller Collage & Soft Circuits. Este taller se dirige a artistas visuales e ilustradores que quieran aprender nuevas técnicas que les permitan integrar nuevos materiales y tecnología en sus proyectos.

No obstante, estas serán sólo algunas de las investigaciones más destacadas que habría venido desarrollando en los últimos años, con el objetivo de detectar nuevos espacios de conexión entre las artes visuales y los e-textiles. Unas investigaciones que, como explicaremos a continuación, le habría llevado a vislumbrar, un posible nuevo uso de estas prácticas dentro del marco de enseñanza y aprendizaje de las Bellas artes.

Screen Shot 2017-12-05 at 00.21.19

Así pues, esta aproximación no será totalmente nueva. Fundamentalmente, porque ya hace tiempo que la enseñanza de las Bellas Artes se habría abierto camino hacia un currículum de formación más divergente, de modelos de integración y de innovación educativa. Especialmente incrementando sus posibilidades sobre la base de nuevos ambientes creativos en los que se integran las nuevas tecnologías. Ahora bien, bajo nuestro entendimiento, esta situación se podría estar viendo ampliada. Particularmente, tras argumentar en este estudio  la aparición de un momento histórico que propone llevar un modelo educativo transversal a todos los niveles de la educación. Un nuevo contexto, en el que en opinión de la artista Melissa Coleman y otros autores, las prácticas en el área de los e-textiles estarían siendo consideradas aptas para ser incluidas en Escuelas y Universidades de Arte. Una situación que la autora de este trabajo también defenderá como resultado de esta investigación.

(*) La idea del proyecto Circolab surge de Víctor Díaz Barrales, tras participar en el proyecto ARA de Google. El equipo de 5 profesionales que integraron el equipo de Circolab fueron : Pablo Clemente, Ana Enrich, Annabel Hesselink, Victor Díaz Barrales y Paola Guimeráns, autora de este estudio. La cultura maker viaja en furgoneta a las plazas de los pueblos de España. El diario.es